Eventos

COMIDA TRADICIONAL EN SEMANA SANTA

16/04/2019

La semana santa en España está arraigada en la tradición y en la historia desde hace siglos. Aunque ha sufrido numerosas invasiones de otras culturas y civilizaciones, el cristianismo se ha mantenido como religión imperante desde su aparición.

La cristianización fue inherente en la península ibérica dado que era parte del Imperio Romano.

Celebraciones y festividades siempre han estado unido a la gastronomía. Cada temporada estival ha estado unida a uno o varios platos típicos, sobre todo en este país con tanta tradición culinaria. Y como no podía ser de otra manera, la Semana Santa también tiene sus platos tradicionales.

Cuaresma

Previo a la Semana Santa se celebra la Cuaresma. Conmemorando los 40 días que Jesús pasó de ayuno. De alguna manera se rinde homenaje a este pasaje de la Biblia dejando de carne determinados días previos a la Semana Santa. En este periodo las legumbres, verduras y pescados como el bacalao eran los protagonistas.

Gracias a esto, durante este tiempo se disfruta en muchas casas un buen potaje hecho con garbanzos, acelgas y bacalao; de una sopa castellana, hechas con pan, pimentón, ajo y huevo; o de otros muchos platos. Hay que tener en cuenta que antiguamente las técnicas de conservación eran diferentes a las que tenemos hoy en día. Era imposible mantener un pescado fresco tantos días. Por lo que el salazón era una técnica de conservación muy utilizada.

Uno de los pescados que aguanta bien este proceso es el bacalao, no es de extrañar, que numerosos platos tradicionales de la Semana Santa y de Cuaresma, llevan este pescado como ingrediente principal.

Ayuno y tradición

La tradición de no comer carne ni en Semana Santa ni en Vigilia, viene de largo. Sócrates ya escribió sobre ello, y sobre las distintas formas de hacer ayuno, desde los que no comían nada de carne hasta los que comían aves afirmando que en el antiguo testamento, se dice, que las aves provienen de los mares y por ello no se consideraban carne.

Este ayuno ha sufrido varios cambios. El más drástico fue en el siglo XVIII: se prohibió no sólo comer carne, sino que también todo producto que venga de origen animal, como la leche o los huevos.

Afortunadamente, la historia ha sido benévola. Hoy en día el ayuno es voluntario. No estamos supeditados a comer este tipo de platos por obligación religiosa. Como nosotros pecamos de gula, nos gusta preparar este tipo de platos todo el año. Aunque en estas fechas siempre son las más apropiadas, para conservar esta tradición culinaria, unas torrijas se disfrutan en cualquier momento.

You Might Also Like

Sin comentarios

Deja tu comentario